lunes, 16 de mayo de 2011

POR PARROQUIAS
ALBERTO SUEIRO (PP) EN RAMIL, RUS


En el Teleclub de Ramil, el candidato del PP, Alberto Sueiro, estaba contento. No era para menos, aquí fueron la lista más votada en 2003, y la respuesta de los cerca de 100 vecinos que asistieron al mitin augura otra victoria en estas elecciones. Un mitin que se convirtió en un acto coral con la intervención de cuatro integrantes de la lista electoral además del candidato a la alcaldía.


El primero en intervenir fue Carlos Reyes Pereira que, además de ejercer como anfitrión por ser natural de la parroquia, hizo la reflexión más localista esbozando tres razones por las que los populares pueden hacer mejores cosas por Rus. Primero, que el actual gobierno abandonó totalmente la parroquia y no hizo ninguna obra que sea digna de mencionar. Segundo, que en el Carballo del BNG, como anuncian en sus carteles, habrá mucho futuro, pero como ellos sigan gobernando, en Rus no habrá futuro alguno. Y tercero, que ya puede ganar Viña, como reza su publicidad, porque en Rus no se ha gastado ni un euro.


El resto de los oradores fundamentaron sus críticas siguiendo un esquema casi idéntico que, en resumen, se reduce a lo siguiente: en un plano general, las políticas de paro, despilfarro y corrupción de Felipe González y Solbes dieron paso a una época de bonanza con los gobiernos populares de Aznar, gracias a una política económica seria, de austeridad y creación de empleo y de riqueza, que colocó a España entre los siete países más desarrollados del mundo. Una herencia que los socialistas de Zapatero han dilapidado, dejándonos cinco millones de parados y un país en bancarrota a punto de ser intervenido, con la colaboración cómplice del BNG. Y en sus aspectos locales, Evencio Ferrero y sus gobiernos de coalición de intereses han desaprovechado la mejor etapa económica de Carballo, derrochando en sueldos y dedicaciones exclusivas, haciendo una reforma del mercado que es una chapuza, construyendo un Forum mastodóntico sin saber para qué sirve, o enterrando 100 millones de Pts. en el túnel de la calle Coruña, etc, etc, etc.  


Centrándose en los aspectos más concretos de la localidad, Margarita Varela señaló que Rus es una de las parroquias más maltratadas por un gobierno municipal que discrimina unas parroquias frente a otras, y que si gobiernan los populares devolverán la igualdad a todo el ayuntamiento.


Aurelio Núñez, por su parte, después de abundar en lo malos y caros que son los bipartitos, las bondades de Aznar y las maldades de zapatero, se centró en los aspectos sanitarios prometiendo la ambulancia medicalizada, un servicio de hospitalización a domicilio y cuidados paliativos, atención pediatríca por las tardes, telerradiología, y el aumento del número de especialidades médicas.


Miguel Ferreiro dijo que los políticos de izquierda sólo saben gastar y despilfarrar en autenticas salvajadas como pagar las deudas históricas de Cataluña y Andalucía, políticas que nos llevan a la ruina y que ahora, según rumores, van a tener que rescatarnos países que con políticas de centro derecha han hecho sus deberes y siguen creciendo económicamente. Aquí, continuó, negaron la crisis, cerraron los ojos, y se sacaron de la manga el Plan E, un atentado a la razón y al sentido común, en vez de aplicar el Plan de Ajuste que era necesario. Lo mismo pasa en Carballo que, después de perder un momento histórico, el ayuntamiento tiene problemas para llegar a fin de mes. Atacó a Evencio Ferrero situándolo en el ala más radical de BNG, hizo un recorrido por los muchos errores del actual gobierno, con abundantes ejemplos y cifras que, según él, demuestran el despilfarro cometido. Y para terminar dejó el siguiente retrato de su líder: “Alberto es una de las personas más sencillas y humildes que me he encontrado. Un honrado y joven trabajador que tiene las ideas muy claras para el futuro de Carballo. Un político con capacidad de liderazgo como se puede comprobar por el equipo de gente joven, y con experiencia demostrada, que presenta para gobernar Carballo”.


A continuación y cerrando el acto, Alberto Sueiro agradeció a los vecinos de Rus la confianza que le prestaron hace cuatro años, y con la que espera seguir contando, porque han correspondido visitando la parroquia en múltiples ocasiones, preocupándose por sus problemas, e incluso comprando una estufa para la escuela, que los vecinos tuvieron que pintar por sus medios, intentando suplir el total abandono del gobierno. Y contó, en tono de confidencia, que al Conselleiro de Medio Ambiente, de visita en Carballo, le había pedido financiación y ayuda para tres cosas: unir la franja costera de Carballo con un paseo por todo el litoral, que las empresas de Carballo tuvieran prioridad para ser subcontratadas en la construcción de la autovía, y la construcción de aceras desde Canosa a Ramil.
Las circunstancias de crisis, paro y despilfarro, dijo, hacen que estas elecciones municipales se afronten en clave nacional, Zapatero no puede seguir.
Y en Carballo más de lo mismo, Evencio no es culpable de que tengamos 3.700 parados, pero tampoco es inocente porque no hizo nada para ayudar a solucionarlo. Muy al contrario, abandonó el Centro de Formación Profesional y la 2ª mejor Escuela Taller de Galicia. Por primera vez cerramos las cuentas del Ayuntamiento con remanente negativo. Hicieron una gestión económica pésima, no guardando de los buenos para los malos tiempos. Nunca hubo tanto dinero para invertir, incluido el Plan E, y perdimos la oportunidad para resolver problemas históricos de Carballo. Siendo necesarias las obras que se hicieron, no eran prioritarias, en las parroquias no se gastaron un euro, y malgastaron el dinero pensando sólo en conseguir votos. Es muy sintomático que, en época de crisis, las concejalías que no tenían dedicación exclusiva fuesen las de empleo y promoción económica.
Según Sueiro, lo importante ahora es llenar el polígono industrial de empresas para crear empleo, riqueza y bienestar,  y, entre otras muchas cosas, reequilibrar el territorio con especial atención al sector rural para que todos los ciudadanos tengan las mismas oportunidades.
Y comprometiéndose a no pactar con nadie que no sean los propios vecinos, terminó pidiendo el voto para su candidatura y para sumarse a esa marea de cambio que llevará al PP al Gobierno de España. “Los pueblos que se atan al pasado pierden, los que se atan al futuro ganan, y el PP es futuro”.


Por mi parte sólo puntualizaré que, sin entrar a valorar ahora el discurso ideológico que se recoge en esta crónica y dejando los partidistas halagos aparte, cuando ves a Alberto Sueiro saludar o abrazar a cada uno de los vecinos de Rus que acudieron a escucharlo, te das cuenta de lo injustas que suelen ser, en muchos casos, las etiquetas con las que catalogamos a las personas que desconocemos.



SANTIAGO PAZOS        

1 comentario:

Xosé María Arán Rodríguez dijo...

LA CRONICA BIEN, PERO EL FINAL MEJOR, ES VERDAD LA MALDITA MANIA DE LA "ETIQUETAS". GRACIAS SANTI POR CONTARNOS LAS INCIDENCIAS DE LA CAMPAÑA.